Técnica Kobido

Técnica Kobido
.
El Kobido combina varias técnicas orientales entre ellas la reflexología; de manera que además de actuar sobre la piel, tejidos y músculos, actúa sobre los órganos y las emociones.
Diferente a cualquier otro tipo de masaje facial, el Kobido es una combinación profunda de los conceptos médicos japoneses tradicionales y su propósito en trabajar, específicamente, con los meridianos y tsubos faciales, para alcanzar un equilibrio entre la piel y los músculos llegando, finalmente, a mejorar el cuerpo.
Se realiza en tres etapas: limpieza, hidratación y estimulación. Se utilizan aceites vegetales y aceites esenciales puros para la manipulación del rostro y es, en la fase de estimulación, donde empieza toda una serie de movimientos cuyo único, fin es relajar los músculos contraídos favoreciendo, así, la eliminación de arrugas y la recuperación del aspecto de la piel; cuando los músculos están relajados la sangre circula libremente por ellos recibiendo, de esta manera, todos los beneficios, por lo que permite que las células de la piel puedan repararse y rejuvenecerse por sí solas.
el Kobido se diferencia, fundamentalmente, de los masajes occidentales en que, mientras estos trabajan la superficie de la cara con movimientos suaves, el masaje facial japonés está basado en técnicas de percusión combinadas con técnicas de masaje profundo, que trabajan la musculatura que está debajo del tejido superficial, utilizando para ello mucha más presión que en el masaje occidental; El Kobido combina, además, estas técnicas con una gran variedad de movimientos superficiales.

Los comentarios están cerrados.